miércoles, 20 de abril de 2016

Afirmando la predestinación absoluta de Dios

La doctrina de la predestinación absoluta, afirma que desde el principio Dios ha tenido absoluto conocimiento del futuro, especialmente en lo relacionado con sus criaturas inteligentes. Debido a las implicaciones de esta afirmación, es necesario que cada uno obtenga respuesta a la pregunta: ¿Enseña la Biblia que Dios tuvo total conocimiento de la trayectoria y el destino de todo ser humano aún antes de crear al primer hombre?

Para facilitar la investigación bíblica personal, se han dispuesto dos listas de argumentos bíblicos dirigidas a afirmar o negar la predestinación absoluta de Dios. El propósito es que cada uno pueda obtener su propia conclusión y de forma objetiva de lo que enseña la Biblia sobre este asunto. En este sentido se recomienda el artículo: Cómo probar si una enseñanza es bíblica.

Puede utilizar los comentarios al final del artículo para cualquier observación relacionada con los argumentos presentados. Para mensajes privados utilizar esta dirección: usymbv@gmail.com


LOS DIEZ ARGUMENTOS BÍBLICOS PRESENTADOS PARA AFIRMAR LA PREDESTINACIÓN ABSOLUTA DE DIOS

(1) Apocalipsis 4:11 “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.”
Todas las cosas existen por la voluntad de Dios; pero su voluntad no es ciega o azarosa, sino que tiene PROPÓSITO. Las Escrituras enseñan que el propósito (o determinación) de Dios es eterno (Efesios 3:11; 2ª Timoteo 1:9); y un propósito eterno para todas las cosas, implica una planificación previa de todo lo que será hecho por las edades: a esta planificación previa de Dios relativa a todas las cosas antes de que existan, se le llama “predestinación” (Efesios 1:11). Si no hubiera otros, bastaría este solo versículo de Apocalipsis para establecer la predestinación.

(2) 1º Crónicas 29:11-12 “Tuya es, oh Jehová, la magnificencia, y el poder, y la gloria, la victoria, y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y la altura sobre todos los que están por cabeza. Las riquezas y la gloria están delante de ti, y tú señoreas a todos: y en tu mano está la potencia y la fortaleza, y en tu mano la grandeza y fuerza de todas las cosas
Este pasaje es muy expresivo; si todas las cosas (vivientes o no) son suyas, y señorea sobre todos dando a cada uno la medida de capacidad y fuerza que ÉL QUIERE, entonces es evidente que el destino o finalidad de todas las cosas está en sus manos.

(3) Daniel 4:35 “Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?
Si ÉL hace según su voluntad en todas las criaturas y no hay nadie que pueda detenerlo, entonces su voluntad es irresistible y suprema; y al ser irresistible y suprema, quiere decir que, aparte de ÉL, nadie dirige su propio destino, y en consecuencia, todos están predestinados por la voluntad suprema.

(4) Jeremías 10:23 “Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es ordenar sus pasos
Aquí la Escritura enseña que el hombre NO dirige su camino NI ordena sus pasos, y entonces, ¿Quién lo hace?; la respuesta es: El Señor Dios. Ahora bien, si los pasos (actos) y el camino (vida) del hombre son dirigidos por Dios, entonces no hay “libre albedrío humano”, y esos pasos y camino están predestinados por el Creador.

(5) Romanos 9:16, 18 “Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.”; “De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere, endurece
Aquí se enseña que la salvación NO es del que quiere (voluntad humana) ni del que corre (esfuerza, obra), sino de Dios que muestra su misericordia para algunos, y para otros no, endureciéndolos. Entonces, si no depende de la voluntad ni del esfuerzo del hombre, inevitablemente lo que hay es la predestinación.

(6) Romanos 11:7 “¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos
Este texto enseña como opera la predestinación, separando a los hombres entre escogidos y no escogidos; los escogidos reciben misericordia, y los no escogidos, es decir, “los demás”, son endurecidos.

(7) Juan 15:16 “no me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé
Jesús nos dice que la elección NO es nuestra, sino de ÉL; y si la elección no es nuestra, el albedrío nuestro no tiene nada que ver. Y si no tiene nada que ver nuestro albedrío, lo único que hay es la predestinación.

(8) Juan 10:26-29 “pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre
Este hermoso pasaje tiene maravillosas enseñanzas acerca de la predestinación. Primeramente, establece que la diferencia entre creyentes y no creyentes no depende de la voluntad o albedrío de cada cual, sino de la pertenencia o no pertenencia a Cristo; los no creyentes NO creen porque NO son de Cristo, pero los que SON de Cristo, oyen su voz y le obedecen. También enseña que Cristo conoce a los suyos completamente, incluyendo sus nombres (Juan 10:3); esto echa por tierra la teoría de la elección grupal o colectiva, demostrando que es elección individual por nombre. Por otra parte, al decir “yo les doy vida eterna” y “NO perecerán JAMÁS”, se refuta la teoría de que la salvación puede perderse; esto se refuerza con la frase “ni nadie las arrebatará de mi mano”. Y si a alguien todavía le quedara alguna duda, Jesús asegura que “nadie las PUEDE arrebatar de la mano de mi Padre”, el que “es mayor que todos”. Así que, al ser por elección divina, NO hay manera de “ganar” la salvación, como tampoco hay manera de “perderla”: Dios se la da al que ÉL quiere.

(9) 1ª Pedro 2:8 “y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados
Judas 1:4 “Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo
Estos versos son impresionantes, pues confirman con potencia lo que hemos dicho anteriormente respecto de que la predestinación lo abarca todo, ya sea la salvación o la condenación de los individuos; se demuestra FALSA entonces la teoría popular que dice que Dios "sólo predestina para la salvación".

(10) Romanos 9:20-23 “Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria
Nuevamente tenemos aquí la predestinación explicada en sus diferentes alcances: dice que Dios, “de la misma masa”, es decir, de la humanidad, hace “vasos para honra” y “vasos para deshonra”, a semejanza de un alfarero y su dominio sobre el barro. Luego explica que ser “vaso para deshonra” implica ser preparado para destrucción; y que ser “vaso para honra” es ser primero un “vaso de misericordia”, por la cual misericordia es preparado para “gloria”.


___________________________________________________________






 

No hay comentarios :

Publicar un comentario